FANDOM


Ivett
Naga
Imagen conceptual
Otros nombres
Naga Guardiana
Primera aparición
Otras apariciones
-
Clasificación
Lugares
Habilidades
Poderes mágicos
Control de la Naturaleza
Debilidades
Falta de alimento


Ivett es el nombre con el que se presenta una naga guardiana ante Xenón Prochorus en Las Torres del Silencio con la misión de devorar a todos aquellos que se crucen en su camino.

Apariencia Editar

Al ser una naga, Ivett tiene una forma humana del torso hacia arriba, representando a una mujer muy hermosa de cabellera parda ondulada, llamativos ojos almendrados de color verde hoja, nariz pequeña, labios rojos carnosos y un lunar a un costado del mentón, mientras que de la cintura hacia abajo tiene el cuerpo de una larga serpiente de casi diez metros de largo cubierta de bellas escamas doradas y verdes. Su torso humano lleva puestas unas ropas sencillas hechas de materia vegetal y unos enormes aretes.

Comportamiento Editar

Ivett, pese a tratarse de un críptido, es poseedora de un intelecto avanzado al igual que los demás miembros de su especie, dominando a la perfección el lenguaje humano y no teniendo ningún problema en mantener inteligentes conversaciones con sus prisioneros, como hizo con Xenón. Pese a su comportamiento inicialmente agresivo, Ivett resulta ser sumamente justa, dando a entender que mantiene una amistad con el Monarca Asdrúbal y tomando la decisión de ayudar a Xenón y al resto de los sentenciados al enterarse de la verdad tras su condena.

Habilidades Editar

Ivett demuestra tener una excelente agilidad, desplazándose rápidamente sobre tierra de forma sigilosa. Sin embargo, sus mayores habilidades son las que están emparentadas con la magia. Es capaz de manipular la forma de la Naturaleza, especialmente el reino vegetal, pudiendo crear bejucos y hojas gigantes con solamente decir unas palabras. También demuestra tener una capacidad sensorial sumamente desarrollada al poder determinar con suma precisión la proximidad de los agentes, percibiendo incluso sus emociones.

Debilidades Editar

La misma Ivett menciona que debe de consumir con cierta regularidad carne humana, puesto que de no hacerlo, sus poderes mágicos se van mermando lentamente, aunque puede tolerar períodos de años sin necesidad de probar este alimento.

Muerte (?) Editar

Una vez que Xabier Miltown se rebela, escabulléndose del ataque de Ivett, consigue crear una pavorosa explosión juntando un par de Piedras de Fuego de sexos opuestos. Ivett hace uso de una gran cantidad de magia remanente para alcanzar a poner a salvo a Xenón Prochorus, sacándolo de Las Torres del Silencio un instante antes de la explosión, pero a cambio la naga queda sumamente herida.

Poco después, Cibrán la encuentra agonizando. Al reconocerlo como inocente, Ivett hace acopio de sus últimas fuerzas para estirar su cola hasta la abertura en el techo que conduce a una salida y después diciendo un conjuro para petrificarse a sí misma, haciendo que su cuerpo se convierta en una improvisada escalera para que Cibrán también escape.

Trivia Editar

  • Es muy probable que pese a todo el daño recibido, Ivett posiblemente siga viva, permaneciendo en un estado similar a una hibernación por debajo de la roca que endureció su cuerpo mientras se regenera.