FANDOM


Cibrán Login
Género
Masculino
Edad
21 años
Estado
Fallecido de causas naturales
Color de pelo
Negro
Ocupación
Agente del Concilio


Cibrán Login fue el nombre de un agente con la misión de escoltar a la Brigada Alicanto desde la costa hasta la Muralla de Ávila, viéndose involucrado en diferentes incidentes a lo largo de La Comisión Secreta: Orígenes.

Descripción Editar

Es descrito como un joven de larga barba, bigote de cepillo y quevedos. Al parecer, no cuenta aún con suficiente experiencia, teniendo dificultad para hacer frente a las situaciones de riesgo. Pese a ello, es un agente de corazón noble que, pese a no ser cobarde, se ve obligado en varias ocasiones a escapar del peligro, dejando a sus amigos atrás en contra de su voluntad. Para el combate, utiliza una tizona convencional.

Biografía Editar

El Bosque de los Pinares Editar

Cibrán aparece como parte de la brigada para escoltar de vuelta al Concilio a Franciscus, Laelia y Xenón, viéndose atacados por los Venados de Perdición, quedando perdido en el bosque hasta que Rafael Jafet consigue encontrarlo para después ser rescatados por otra brigada.

De regreso a La Muralla de Ávila son entrevistados por el Monarca Leonardo Sarlevio en persona, quien los cita para un juicio a la mañana siguiente, el cual pierde gracias al testimonio falso de Carmine Farwell y es mandado junto con los demás a Las Torres del Silencio.

Las Torres del Silencio Editar

Una vez dentro del complejo subterráneo, Cibrán se encuentra con Hoko Pinos, haciendo equipo con él para avanzar por los corredores en busca de la salida. En el camino se encuentran con Rafael Jafet, quien se une a ellos hasta que son atacados por las Mantícoras de Hyperion. Luego de que Hoko fuese mortalmente envenenado, Jafet le pide a Cibrán que se lleve el cuerpo con él mientras hace una distracción, a lo que Cibrán se muestra renuente, pero Jafet no le deja otra opción al causar un derrumbe, interponiendo una barrera. Sin más que hacer, Cibrán toma el cuerpo de Hoko para llevarlo a sus espaldas y huir por los pasillos.

Luego de deambular por más de un día, atraído por el sonido de una fuerte explosión, Cibrán llega hasta los restos de un jardín donde se encuentra con una naga agonizante de nombre Ivett, quien lo ayuda a escapar, pidiéndole que apoye a Xenón en la misión para asesinar tanto a Carmine Farwell como a Leonardo Sarlevio.

La caída del Concilio Editar

Una vez haciendo equipo con Xenón, Cibrán lo acompaña hasta dar con el escondite de Carmine Farwell. Quedándose fuera bajo las órdenes de Xenón, Cibrán contempla como la guarida con forma de casa del árbol explota, saliendo de entre el humo tanto su compañero como Farwell. Al ver las habilidades del enemigo, Xenón pide a Cibrán que huya en busca de ayuda en el Concilio mientras él se queda a enfrentarlo. No teniendo, nuevamente, otra opción, Cibrán corre entre el bosque hasta encontrarse con Damien Cosme y Vidar Frey, con quienes vuelve de regreso con la intención de apoyar a Xenón, pero la batalla ha terminado, siendo éste el vencedor y después llevados a salvo hacia el cuartel.

Una vez en el cuartel de resistencia organizado por Madame Keith, Cibrán da el reporte de lo ocurrido en Las Torres del Silencio, transmitiéndole a Franciscus las últimas palabras de Jafet. Luego de que la organización fuese bautizada como La Comisión de los Secretos, Cibrán es asignado para ser parte de la Brigada de Raleigh junto con Ernesto Casas y bajo el liderato de Noé Octavio Cande con la misión de ir en la vanguardia para el ataque del golpe de estado.

Una vez sumergido en la batalla, Cibrán es mandado a abandonar el campo de batalla ante la amenazadora aparición de Brighid e Ivaín Dalziel, con las órdenes de avisar a las brigadas de refuerzo que aún no hagan acto de presencia. Muy en contra de su voluntad y gracias al sacrificio de Noé Cande, Cibrán consigue su cometido.

Editar

Aparece conversando con Laelia Marina, siendo ascendido ahora como líder de la Brigada de Raleigh.

Trivia Editar

  • Es uno de los cuatro únicos sobrevivientes a Las Torres del Silencio.
  • Tres veces se vio obligado a retirarse del campo de batalla, dejándole considerables secuelas mentales.
  • Además de Jafet, es uno de los pocos que usa quevedos.